Yoav Bashan, Prof. Dr.

(1951-2018)




A Yoav

Aunque suene raro llegué con el Dr. Bashan “por error”: 1999 el Dr. Sergio Hernández era director de Posgrado en el CIBNOR y nos prometió a los alumnos de mi grupo una beca de licenciatura para irnos a La Paz a hacer residencia profesional (lo que técnicamente es todavía una materia de la carrera); el compromiso era una vez terminada la residencia nos quedáramos a hacer la tesis. Solo nos dieron un libro con los títulos y los responsables de los proyectos que se estaban desarrollando en el CIB, ¿cómo saber la calidad de los investigadores solo con ver sus nombres? Nosotros ni idea de cómo funcionaba la ciencia.

Pues por afinidad al tema decidí que trabajaría con un proyecto que estudiaba la variabilidad microbiológica de la rizósfera de manglar, a cargo de la Dra. Gina Holguín. Marcamos para pedir información pero nos dijeron que la doctora estaba en una estancia en Canadá y que no podía recibir alumnos, entonces había que tomar otra opción así que escogí “inoculantes bacterianos mixtos para mejorar el desarrollo de las plantas” a cargo de alguien llamado Bashan.

Yo no sabía si eso era un nombre o un apellido, después supe el nombre completo Yoav Binyamin Bashan Gorodenzik. Pues volvimos a llamar (éramos 5 estudiantes pero uno había decidido llegar al programa de agricultura en zonas áridas) y nos responde la misma chica, ¿marcamos mal? No, Gina y Bashan era colegas del Grupo de Microbiología Ambiental. Pues ahí queremos trabajar y no se diga más.

De los 4 fui el que se quedó más tiempo, pero sé que Migdalia, Noemí, Marvin y también Orlando (el de zonas áridas) lo llegaron a apreciar bastante también y lo recuerdan con cariño. Así llegué con el Doc, “por error”, pero después de 7 años ininterrumpidos (con una tesis de licenciatura y una de maestría) de trabajar bajo su asesoría no había otro lugar donde prefiriera trabajar. Sin perder nunca contacto en 2009 me recibe de nuevo para el doctorado, ya conocía otros laboratorios pero ese me gustaba.

El ambiente de trabajo que el doctor generaba era relajado, exigente pero no estresante, productivo sin dejar de ser divertido, querías estar ahí, trabajabas convencido que era el mejor lugar para hacerlo. Simplemente él era así, predicaba con el ejemplo y aunque siempre ocupado se daba el tiempo para atender a todos. Alabar lo que fue como investigador, tutor y amigo sería un ejercicio de nunca acabar, faltarían palabras; quienes lo conocieron sabrán que no es exagerar.

El ambiente de trabajo que el doctor generaba era relajado, exigente pero no estresante, productivo sin dejar de ser divertido, querías estar ahí, trabajabas convencido que era el mejor lugar para hacerlo. Simplemente él era así, predicaba con el ejemplo y aunque siempre ocupado se daba el tiempo para atender a todos. Alabar lo que fue como investigador, tutor y amigo sería un ejercicio de nunca acabar, faltarían palabras; quienes lo conocieron sabrán que no es exagerar.

Luis Alonso Leyva Soto



Con mucho cariño y respeto

Este día lluvioso del 19 de septiembre de 2018, estando en casa debido a la presencia de una tormenta tropical que afectaba el sur del estado de BCS y por ello se habían suspendido labores en el CIBNOR. Y recibo una llamada de la Dra. Blanca en la que me da la terrible y triste noticia del fallecimiento del Dr. Yoav........me quede helado, y el día se hizo aún más triste debido a que hasta el cielo lloro por perder a un gran científico, a un jefe que me enseño muchos valores y conocimientos científicos y que me pulió a lo largo de casi 20 años de trabajar con él y con el grupo de microbiología ambiental, del cual fue fundador y la principal cabeza.

Se fue físicamente de nuestro lado. Pero permanece vivo en cada uno de nosotros sus colaboradores, sus estudiantes, sus hijos y su compañera la Dra. Luz González de Bashan. Y así será porque enalteceremos su legado mientras cada uno de nosotros haga ciencia de calidad.

Manuel Moreno Legorreta