Centro De Investigaciones Biologicas del Noroeste: Conservación de manglar
Conservación de los ecosistemas de manglar en zonas áridas de Baja California Sur, México

Reforestación de los Ecosistemas Destruídos de Manglares, a través de la Producción de Plántulas Inoculadas con Bacterias Benéficas

En la agricultura es común la inoculación de plantas con bacterias benéficas promotoras del crecimiento (BPCP). Los mecanismos que estas bacterias utilizan para promover el crecimiento de las plantas incluyen fijación de nitrógeno, solubilización de fosfato, producción de fitohormonas y sideróforos, y biocontrol de patógenos (Bashan and Holguin 1997; Glick 1995). Siendo esto así, ¿por qué no utilizar bacterias benéficas para acelerar el crecimiento de plántulas de mangle y reforestar zonas dañadas o aun más, para crear manglares artificiales?. No se conocen aun BPCP específicas de los ecosistemas de manglar, sin embargo, se han hecho pruebas inoculando mangles con cepas de la cianobacteria Microcoleus chthonoplastes y con la BPCP Azospirillum sp (Bashan et al. 1998; Puente et al., 1999; Toledo et al. 1995).

En este sentido, la inoculación de la halófita oleaginosa Salicornia bigelovii, una planta anual que crece estuarios de la costa oeste de las Américas y que tiene alto potencial para agricultura en agua salina, con varias cepas de bacterias rizosféricas, incrementa significativamente el crecimiento de la planta y el contenido de nitrógeno, proteína y ácidos grasos de las semillas (Bashan, datos no publicados). Estos resultados son estimulantes y sugieren el uso de BPCP para promover el crecimiento de las plantas de manglar.

Inoculación de bacteria en raíces de mangle
Inoculación de la cianobacteria Microcoleus en raíces de mangle negro. Esta cianobacteria aumentó el nivel de nitrógeno en la planta.

Replandando zonas baldías

Sembrando mangles
La construcción de ecosistemas artificiales mediante la excavación y drenaje de canales así como la reforestación de las áreas utilizando plantas inoculadas, podría extender las áreas de manglar, compensando de esta manera los ecosistemas perdidos.
 
En las fotos se ve la reforestación del mangle negro por científicos del CIB en un área destrozada en la Laguna Balandra. Cinco años después, no hay diferencias entre el área reforestada y el bosque natural.


Ir a la página de propuestas de conservación de manglar

Comentarios sobre contenido de la página: Dr. Yoav Bashan
Diseño y producción: Larry Miller
Version: Febrero 2005